Artículos

Unicatólica

Cuando hablamos de un hombre carismático, apacible y lleno de simpatía, nos referimos al Pbro. Óscar Eduardo Henao Masso, un hombre joven, oriundo de Santa Leticia, un pueblo ubicado entre los límites de los departamentos del Cauca y el Huila, quien desde el mes de agosto del presente año llegó a UNICATÓLICA para asumir el liderazgo de la Vicerrectoría Pastoral.

Es el hijo mayor de un hogar conformado por sus padres, dos hermanas menores y dos sobrinos. A sus 43 años, ha logrado forjar un interesante recorrido de una vida sacerdotal, cuya vocación inició a sus 19 años, cuando en medio de su práctica deportiva por el fútbol y de su estudio, tuvo la oportunidad de acercarse a un grupo juvenil de la Renovación Católica de Cali, ciudad en la que fijó su residencia luego de vivir 11 años con su familia en Popayán.

“Allí conocí a estos jóvenes, de una manera muy cercana, en un ambiente muy sencillo, muy discreto, muy alegre, y allí empezó como a despertarse algo que yo nunca había pensado en torno a la posibilidad de ser sacerdote. Este grupo de jóvenes a mí me cambió la perspectiva en la vida, algo sucedió allí que produjo un despertar vocacional. La idea de poder pensar si era posible ser sacerdote, a la par, con una experiencia que me pareció muy significativa en mi vida y es la de Samaritanos de la Calle, una organización al servicio de los habitantes hermanos de calle”, comentó el padre Henao, quien además aseguró que a esos dos ambientes también se sumó, de manera muy importante, la cercanía con la fe que le inculcaron su madre y una tía. En el 2011 recibió la ordenación presbiteral con monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, y de ahí inició su camino pastoral en la Arquidiócesis de Cali.

Formación para el servicio

El padre Óscar Henao es egresado de la Licenciatura en Filosofía y Ciencias Religiosas de UNICATÓLICA y cuenta con una Maestría en Teología Fundamental en la Universidad Gregoriana de Roma. Ha sido formador en los Seminarios San Pedro Apóstol y Santiago Apóstol, en el cual fungió como rector. Posteriormente, entre el 2016 y el 2018 fue nombrado Delegado de la Pastoral Juvenil de la Arquidiócesis de Cali.

La Vicerrectoría Pastoral, su nuevo reto

“Yo siempre he pensado en y tengo en mi mente y en mi memoria la vida de monseñor Isaías, era un hombre profundamente comprometido con el sector social, con esa dimensión que tiene la Iglesia de ser una Iglesia que no se ve a sí misma, sino que tiene una proyección social”. Al respecto, recuerda algunas de sus frases: “Educar es evangelizar y evangelizar es educar”, de manera que lo único que transforma la situación de pobreza es la educación. Recordar ese legado es inevitable. “Yo pienso como un presbítero, como un hombre de fe que también quiere acompañar procesos en torno a esa visión de la Iglesia y la formación de nuestros jóvenes, ofrecerles a ellos la vida, la dignidad, la formación integral, el bienestar, eso es lo que ahora yo pretendo con lo que ya se ha venido haciendo, por supuesto”.

“El bienestar es hacerle sentir al joven su dignidad de persona, estamos hablando con una persona que es digna, que es valiosa, que es capaz, que tiene talentos, que puede soñar en grande, que se le tiene que tratar con respeto, con seriedad. Tenemos una población bellísima, una población hermosa, una población que nos ayuda a nosotros como universidad a seguirnos pensando, que nos desafía, que nos reta como un joven que hace grandes esfuerzos, que hace sacrificios y que hay que saber acogerlo para ofrecerle lo mejor; el bienestar.
Las acciones

Con respecto a las acciones que se van a desarrollar en la Vicerrectoría Académica, el padre Henao reconoce que hay un trabajo que se viene adelantando y que ha sido muy valioso en medio de la coyuntura que estamos viviendo, “Sin lugar a dudas, al muchacho hay que brindarle espacios de espiritualidad y escucha, espacios de psicología donde pueda decir: ‘tengo con quién contar’, ‘tengo una puerta donde ir y se me abre’, tengo un lugar y un tiempo donde se me trata con lo que estoy necesitando en este momento”. Y en este aspecto es enfático: “Nuestros muchachos hoy están, como toda la sociedad y la mayor parte de la sociedad; estamos resentidos mentalmente y necesitamos oportunidades de ser escuchados, de ser apreciados, hay un muchacho que me llega con angustia, con aflicción, con problemas difíciles a nivel personal, de pareja, de familia”.

El fortalecimiento de la vida espiritual desde una unidad cristiana; espacios para escuchar, acoger, animar y acompañar; oportunidades para descubrir nuevos talentos en el deporte y en la cultura y visibilizar los grupos representativos, son algunas de las apuestas de esta dependencia que busca el direccionamiento de la espiritualidad y la dignidad humana para nuestros estudiantes y colaboradores.

Su mejor deseo para la Institución

Finalmente, el padre Óscar invita a que nos demos las manos todos para ayudarnos, ahora más que nunca. “Yo veo que es muy importante aprender a mirarnos a los ojos, porque detrás de cada uno de nuestros colaboradores hay una oportunidad maravillosa, con sus luchas, con sus dificultades, con lo que cada uno está en la vida tratando de sacar adelante, pero también estoy profundamente convencido de las bondades y las capacidades, los talentos y el corazón de esa persona que hoy el Señor nos pone en el camino para eso, para atendernos las manos y mirar con fe”.

Este es el momento histórico quizás hay momentos relativamente más sencillos de salir adelante, pero nos correspondió este y yo creo que este nos va a sacar más fortalecidos a todos en muchos aspectos.

UNICATÓLICA le da la bienvenida y le desea muchos éxitos en su gestión y el liderazgo de la pastoral universitaria.