Artículos

Respaldo para el acceso de los jóvenes de Antioquia a la UdeA

Alcaldías y entidades privadas del departamento han promovido en los últimos años convenios, estrategias y apoyos económicos no solo para que los jóvenes de los distintos municipios de Antioquia fortalezcan sus conocimientos para acceder a la educación superior, sino también para prepararlos para el examen de admisión de la UdeA. La Alcaldía de Apartadó, por ejemplo, activó recientemente con la UdeA un convenio por 430 millones de pesos para beneficiar a 2500 jóvenes.
Corría abril de 2016 cuando un centenar de estudiantes de los grados 10 y 11 de diferentes instituciones educativas de la provincia Cartama, en el Suroeste antioqueño, comenzaban a cursar el Programa de Inducción a la Vida Universitaria —Pivu— que se gestó en aquel entonces gracias a la alianza de la Fundación Julio C. Hernández, en el municipio de La Pintada, y la Universidad de Antioquia, en su Seccional Suroeste.

Entre los estudiantes se encontraba Natalia Escobar Montoya, una montebellense de 17 años que aspiraba a convertirse en comunicadora audiovisual. Natalia no lo pensó dos veces: tras ser una de las seleccionadas, aceptó ser parte del Pivu, que tiene como propósito cualificar y mejorar las competencias primordiales en estudiantes de la educación básica y media, para que puedan acceder a la educación superior. «Estoy muy feliz, significa mucho para mí porque es mi deseo ingresar a la universidad y este curso que empezamos me va a brindar más herramientas para hacerlo», declaró la joven en aquella ocasión en una nota radial de la Emisora Cultural Universidad de Antioquia.

Han transcurrido siete años y Natalia cumplió su sueño: se convirtió en una profesional egresada de la UdeA. «Recuerdo que tenía que viajar de Montebello a La Pintada los sábados y domingos para estudiar con los profesores de la UdeA. Era un curso de todo el día y era muy divertido, no importaba que los fines de semana siguiéramos estudiando, porque además de prepararnos para el examen de admisión de la UdeA, nos ilustraron y aconsejaron en torno a nuestras vocaciones y habilidades. La verdad es que valió la pena», dijo Natalia, quien agradeció a la Fundación Julio C. y a la Universidad de Antioquia por haber posibilitado este recurso a un grupo grande de estudiantes que se formaron profesionalmente, y que hoy, como ella, tienen un trabajo estable que respalda una mejor calidad de vida para ellos y sus familias.

Testimonios como el de Natalia son el resultado de las firmas y desarrollos de convenios que en las décadas recientes se han adelantado entre la Universidad de Antioquia y otras instituciones públicas y privadas de todo el departamento. El más reciente fue firmado, a principios de mayo, con la Alcaldía de Apartadó.

«La Universidad de Antioquia siembre ha sido un aliado estratégico de la comunidad apartadoseña. Por medio del programa Bachilleres a la U, nuestra administración hace lo posible para que estudiantes del grado 11 de las instituciones educativas oficiales del municipio accedan a la educación superior, en el marco de la construcción de entornos protectores que les garantice a nuestros jóvenes la trayectoria educativa completa, desde preescolar hasta la universidad», aseguró Felipe Cañizalez, alcalde de Apartadó.

Este convenio asciende a 430 millones de pesos y busca facilitar el acceso a la educación superior de al menos 2500 jóvenes apartadoseños, estrategia que contempla desde el pago de los derechos de inscripción al examen, hasta la formación para las Pruebas Saber 11 de al menos 1500 bachilleres y de 1000 más en lo que respecta a la preparación en razonamiento lógico y comprensión lectora, las dos áreas que evalúa el examen de admisión. La preparación tendrá, además, un complemento en lengua extranjera con docentes de la Escuela de Idiomas.

Como estudiante que aspira a ser parte de la UdeA, agradecemos mucho estas iniciativas entre la Universidad y la Alcaldía, porque de verdad que le permite a uno aprender mejor los temas del examen y acercarse con mayor confianza a presentar la prueba», argumentó Michel Ríos, una de las beneficiarias.
Fuente e imagen: Website Universidad de Antioquia

Educa Colombia Noticias